lunes, 28 de noviembre de 2011

Viento Serena y sus amores por Aristarco: tatuados en la piel moribunda de un recuerdo

Viento Serena y sus amores por Aristarco: tatuados en la piel moribunda de un recuerdo: Recuerdos Recuerdo cuando esgrimías tus versos en mi cuerpo cuando con magistral soberbia conjugabas tus verbos en mi tiempo Sacabas...

Viento Serena y sus amores por Aristarco: ha hecho nido en las grietas de mis senos

Viento Serena y sus amores por Aristarco: ha hecho nido en las grietas de mis senos: Labios de hielo Maldito frío que ha hecho en las grietas de mis senos su nido de mis pálidas venas el centro de sus huesos y odisea ...

Viento Serena y sus amores por Aristarco: Viento Serena y sus amores por Aristarco: A mi no ...

Viento Serena y sus amores por Aristarco: Viento Serena y sus amores por Aristarco: A mi no ...: Viento Serena y sus amores por Aristarco: A mi no me canten odas : Sin métrica, sin rima No tengo que definirme En términos de tiempo o d...

Viento Serena y sus amores por Aristarco: Viento Serena y sus amores por Aristarco: A la Mad...

Viento Serena y sus amores por Aristarco: Viento Serena y sus amores por Aristarco: A la Mad...: Viento Serena y sus amores por Aristarco: A la Madre de nuestras rimas... A ella, Julia de B... : Hay una mujer en nuestras vidas muy import...

Viento Serena y sus amores por Aristarco: A la Madre de nuestras rimas... A ella, Julia de B...

Viento Serena y sus amores por Aristarco: A la Madre de nuestras rimas... A ella, Julia de B...: Hay una mujer en nuestras vidas muy importante, una poeta que es la madre de nuestros versos. Fue ella la que en un tropiezo de nuestros ti...

Viento Serena y sus amores por Aristarco: A mi no me canten odas

Viento Serena y sus amores por Aristarco: A mi no me canten odas: Sin métrica, sin rima No tengo que definirme En términos de tiempo o destiempo Ni mucho menos despilfarrarme Sobre las matrices de mis...

ha hecho nido en las grietas de mis senos

Labios de hielo

Maldito frío que ha hecho en las grietas de mis senos su nido

de mis pálidas venas
el centro de sus huesos y odisea
y de mis débiles latidos
el palpitar de los gritos de su olvido

Rompe los esquemas con cadenas

atravesando las paredes tibias de la histórica almena
convirtiendo en hielo todo lo que en su paso con sus garras acorrala
cuando posa sus gélidos y traslúcidos labios
en la piel inerte de mi musa desnuda y sin corona
musa en las trincheras de sus designios acuartelada

Sueño con besar el cielo del alba

sobre la blanca estera de mi nostalgia
arropada con las mantas azules del invierno
cubriendo mi cuerpo del oscuro ruido del sereno
hasta que pase esta tormenta cruenta
y la primavera
ponga carmín encendido
en los labios fríos de mi espera


Viento Serena

(Lala®201
1)

tatuados en la piel moribunda de un recuerdo

Recuerdos

Recuerdo cuando esgrimías tus versos en mi cuerpo
cuando con magistral soberbia
conjugabas tus verbos en mi tiempo
Sacabas aguas frescas de la sequedad del mi infernal silencio
desbordando en metáforas las cavernas que acorralaban mi alba

Hoy es otro poema el que escribes en mi lecho
son otras las rimas que enardecen mi frontera
Has cambiado los pleonasmos por las nostalgias de mis letargos
disipando mi penumbra
con la verdad que encumbras con tus embargos

Hemos hilvanado nuestras almas con la constancia que nos agarra
Hemos detenido las fuerzas centrífugas con nuestro sexo
diluyendo nuestros deseos en los versos
Hemos trascendido a las alquimias mortecinas que torturaban nuestras entrañas
Hemos descubierto que bajo este cielo y en este suelo
vale mucho mas lo que acunamos en el pecho
que unos versos moribundos
tatuados en la piel fría de un recuerdo

Viento Serena
(Lala®2011)

y pretender que nunca existi

Pretendiendo

Acaricia mi alma y sus adentros

acaríciame una vez mas con tus versos intensos
besa la piel de mi alquimia con el fuego de tus rimas
quema la fragancia de mi agonía
con las líneas azules de tus cuartillas
dejando en mi cuerpo inerte
las huellas de tus verbos reminiscentes

Muero por volver a ser esa musa

la que se desnudaba sin temores frente a ti
la que te enloquecía en la penumbra
esa que en la oscuridad que tu mirada endrina
tus pisadas con sus arcos alumbra

Quiero dejar en las amarillentas páginas de tu libreta

algo mas que unas cuantas metáforas amargas
quiero verter sin prisa los efluvios de mi alma
marcando tus tiempos con mis dedos
componiendo al ocaso anaranjado
un quimérico bolero
para dejarlo en algún zaguán extraviado
y algún día lejano volver a entonarlo

No

Jamás
Nunca

Me niego a perder tus versos en el hielo

no concebiré ser el intento frígido de tu infierno
no permitiré que por mi avaricia pierdas la nostalgia de tus luchas
que por mi codicia extravíes las palabras justas para describir las cofradías de la llanura

Prefiero convertirme en llovizna

en los vestigios de una triste quimérica brisa
y ver que derramas la lava de tus silencios en mis tormentos
aunque no sea yo la musa que libe de tus versos siniestros

Entonces claudico

retiro mis ojos de tus delirios
aparto mis incongruencias de tus fonemas
oculto mis deseos bajo las cavernas oscuras de la tierra
pues por ti soy capaz de esto y mucho mas
por volver a nacer en tus líneas carmesí
puedo desaparecer en el tiempo
podría hasta pretender
que nunca en tus poesías existí

Viento Serena

(Lala®2011)

Verdad viva... Verdadera vida

Verdad viva

Brisa...
tu que despeinas con ternura mis rizos
mientras que el sol
acaricia con vehemencia
las membranas de mi cuerpo
con sus rayos de sigilo
despertando en mi fértil vientre
los deseos de conquista
liberando de mi pecho
un universo de versos infinitos

Puedo libremente caminar de tu mano
pasear sin prisas por las montañas y los prados
cubrir la desnudez de mi alma
con el velo de tus quebrantos
resucitar los latidos de mis senos difundidos
a la vez que das razón
a las palabras plateadas de este suspiro

A tu lado
siento que la primavera es eterna
que no existen oscuridades a medias
y que las luces azules
siempre alumbran la sinceridad etérea

Brisa que vistes mi cielo con tus caricias
enciendes en mi pecho la tea de la esperanza
azuzas la hoguera de un futuro certero
dejas en mis manos la fragancia de las amapolas blancas
reglando a mis sentidos
el cantar armonioso de la calandria

Solo tu logras que no pierda la fe en este suelo mío
y que busque cobijarme ante la sombra de la verdad
acunando sus frutos en este corazón
que en aras de caminar sobre las claras arenas de la dignidad
aun late
en verdad y por ella
aun sigue vivo

Viento Serena
(Lala®2011)

miércoles, 7 de septiembre de 2011

Este poemario es un escogido minucioso entre los tantos poemas de ambos escritores. Estos, un día se sentaron a leer sus poemas y decidieron escoger entre todos, aquellos que a su parecer fueran los que los definían como individuos, no necesariamente como poetas, pero si como personas. La temática del mismo es tan variable como la vida misma de ambos, ya que estos son pacientes de Síndrome de Bipolaridad Afectiva y leerlos es montarse en una montaña rusa de emociones, sentires y pensares. Podremos sentir el golpe fuerte de una “petit morte” celestial y a la misma vez quemarnos en el infierno nostálgico del dolor pleno mientras desenmarañamos las arcas de los recuerdos. Su estilo poético es tan disímil y a la vez tan complementario, que ambos osan escribir poesía juntos y enfrentar las críticas sin temor alguno. Tanto en la poesía, en el amor y en la vida, son dos enteros de un mismo entero, Dos Caras de Dos Cuerpos. Para conseguirlo debes ir a los siguentes enlaces: www.libreriapelicano.com www.amazon.com Mas abajo hay tres enlaces donde puedes encontralo tambien.

domingo, 20 de marzo de 2011

Punctum

Extremum verbum

Harta estoy ya de dar gritos
Cansada de enfrentar las sombras hipócritas de los clandestinos parias de la mentira amarga
Los esqueletos complejos del utópico sino
Escribiendo estaba una retórica blanca a nuestra poesía dedicada
Mas tuve que hacer un alto y levantar nuevamente mi pluma
Cual espada blanda haciendo un surco en la tibia espuma
Vuelven a sorprender los motines insulsos
Apabullados y huecos insultos
Donde la ética moralista literaria
Queda ultrajada cual inocente niña enclaustrada
Nos cantamos de ser quienes llevamos amor envuelto en mantos de Gregorio
Cuando en realidad nos embarcamos en luchas sangrientas
Cuales cruentos gladiadores en busca de paga por gloria y nombre en las estrellas
No nos fijamos en cuanto daño hacemos a los que crecen a nuestros lados
Quienes nos ven como ejemplar ejemplo
A quienes estamos mal educando tras nuestros rastros traicioneros
Hace tropiezos ha les cuestionaba
Aun con lágrimas en los ojos recuerdo
¿Qué dirían los ancestros de esto que nos está consumiendo hasta los huesos?
Góngora se enfrentaba a Lope
Lope contra el gordo escribía
Pero aun dentro de estas batallas en las rimas
Podemos encontrar respeto y valor entre sus riñas
Mas hoy
Escribí un punto en mi desenfreno
Yo que solo en comas y suspensivos derramo mis alocados versos
Un punto pues he decidido acotar mi apología
No pienso soplar después de estos mismos
Un verso inhóspito por estos desleales sucesos de utopía
Un punto.
No más deterioro en mis raíces.
Alimentaré mis violetas nostalgias con azules
Ámbares y escarlatas rubíes
Un punto.
No blandiré mi espada en contra de fronterizas meretrices.
Seré quien enjugue sus perlas cuando estas cansadas regresen de sus rabietas de las cavernas
Un punto.
Me rehuso vitalmente a trazar sobre mi lienzo grietas por donde se escurran vahos de muerte y vilipendio.
Estas dos señoras las sacaré a paseo sólo cuando contra ellas mismas descubra el espejo de mi estruendo
Un punto.
Dejaré libremente volar los murciélagos ciegos del paradójico secreto.
Total, ellos mismo por su peso caerán
Veremos sus cuerpos flotando inertes sobre el sereno
Un punto.
Decido pletóricamente olvidar y obviar todo injurio, vituperio y dramatismo antagónico.
¿Quién soy yo para como justa juez enjuiciar a alguien que realmente no conoce las membranas de mi andar?
Solo me queda perdonar y recapacitar
Un punto.
Renuncio a ser llamada poeta.
Esto es redundando en la redundancia eterna de mis letras
Esta vez no porque no lo sea
Pues soy lo que soy ante todos
Y entre las piedras
Renuncio a esta mi verdad
Pues me avergüenza lo que nos está destruyendo la colmena
Estoy ya por terminar
Hago un llamado enérgico a sus conciencias
En este universo hay espacio demás para nuestro versar
Porque perder el tiempo en dilemas de falsa grandeza
Después de todo estos traspiés
Quedamos todos en ridículo
Al dejarnos envolver en estos dramas sin pie ni destino
Pudimos haber escrito juntos un perfecto poema a los niños
Quizás pudimos haber escrito un soneto con sabor a heráldica quimera
Quien sabe si hubiésemos logrado un canto de esperanza etérea
O una leyenda que sobrenaturalmente trascendiera
Pero no fue así
Tristemente decidimos agarrarnos por las trenzas
Tratando de ver quien era quien
En las cortes furibundas de una realeza muerta
Hoy...
En la comodidad de esta jaula sin puertas
Solo ventanas
Y ventanas abiertas a quienes se sinceren en las letras
Preparo un delicioso café
Escribo un poema blanco
A la poesía de los poetas
Poetas con alma de poesía
Pues cansada estoy de chismes
Dramas, envidias y algarabías
Comencemos a respetar las matrices ajenas
Respetemos la sagrada tinta que nace en los otros poemas
Hoy escribo un punto.
No volveré a tocar este tema


Viento Serena
(Lala©2011)

jueves, 3 de marzo de 2011

Coronando con rubíes, zafiros y esmeraldas, la notoria esencia de su nostalgia

Corona de Nostalgia

Craso cielo desnudo de sortilegios
Bandada de libélulas de cristal biselado
Gaviotas perfumadas con violetas y nardos
Mar azul vestido con pétalos de espuma
Y el sol...
Corona con sus clandestinos rayos flabelados
La cadenciosa silueta de mi nostalgia

Emerge del epicentro oceánico de una mirada
Mariposas y calandrias pululan entre sus ondas
Mientras ella camina descalza
Sobre la espuma perlada del mar que la abarbecha
Dejando su matriz lista para ser fecundada
Por los puros besos que le aquilatan el alba

Como el Phoenix plateado
De las cenizas se regenera íntegra
Siempre como digna quimera
Pero con mas deseos y fuerzas
Abandonando los pasados que una vez la cautivaron
A la agónica angustia de la penumbra

Crece y se recrece
Mientras sus diminutas alas de azul cristal
Se destuercen y fortalecen
Ramificándose en su despliegue de verbos
Externalizando los sentires de su franco pecho
Mientras los difumina gracilmente
En la interna gama de colores eternos y permanentes

Y es que el regreso al dolor del dolor
Levanta en ella esperanzas en el amor
Muros rígidos cercando la pasión
Atalayas en sólido acero
Para cuidar su nido de los buitres y sus desaciertos
Hábilmente defiende con sus sintagmas
El anhelo a vivir libremente
Y amar persistentemente

Ella, mi Nostalgia sagrada
Ha descendido a las fauces del averno dividido
Quitando de las garras del demoniaco silencio
Las llaves celestiales que abren las puertas y ventanas
De los paraísos ancestrales
En los que sólo la luz se luce
Y la verdad viste las violetas orquídeas Que adornan los umbrales

La muerte para ella no es punto y a parte
Se ha sentado con ella a la mesa
Han abierto el vino
Comparten sus versos
Escriben rimas proverbiales
Haciendo entrambas un pacto
Sellando sempiternamente su consigna
Enredando sus letras con sus pensares

Ya la luna viste su hermosura
Las estrellas hilvanan los velos de su fortuna
Murciélagos blancos se posan en su cuerpo eternizado
Cuando de sus rizos descienden siete perlas
Para bordar la manta que cubre su realeza
Mientras mis libélulas de azul cristal
Duermen taciturnas
Sobre la fecunda matriz de su ternura

Raso cielo plagado de de sortilegios
Mariposas en cadena sobre los ojos de su quimera
Calandrias que perfuman con sus trinos de gardenias
Violáceo mar bravío desnudo de temores al solsticio
Y las nubes...
Se enraízan con la materia de su fragancia
Coronando con rubíes, zafiros y esmeraldas
La notoria esencia de su nostalgia


Viento Serena
(Lala©2011)

miércoles, 16 de febrero de 2011

Marilyn Pupo declama "A Julia de Burgos"

Marilyn Pupo declama Rompeolas de Julia de Burgos

A la Madre de nuestras rimas... A ella, Julia de Burgos


Hay una mujer en nuestras vidas muy importante, una poeta que es la madre de nuestros versos. Fue ella la que en un tropiezo de nuestros tiempos, se confabuló con el sino y nos conjugó con la misma tinta, nos derramó en el mismo verso.

Esta mujer puertorriqueña, hija legítima de nuestra tierra, vivió bajo unas consignas avasalladoras, fue pionera en muchas guerras. Como poeta fue y es baluarte digno de seguir, estudiar y profundizar. No hay una como ella: Julia de Burgos.

Interesante es que nosotros, Aristarco y yo, la amemos como la amamos cuando le conocemos las nostalgias de sus despechos.

Aristarco la llora, le reclama y aclama, mientras que yo, no me veo refractada en su espejo, pero ambos amamos sus eternales versos, ambos rendimos honor al cuerpo que se desvaneció en el silencio.

Estos dos poemas que presentamos, fueron escritos a destiempos, pues mi amado tuvo el valor de escribirle a Julia mucho antes que yo, fue quien le gritó al viento el dolor de no haber podido besar sus pies y consolar sus desalientos. Yo, escondiéndome tras la cortina de la cobardía, viéndola intocable, nunca antes lo hice, mas hoy, rasgo la cortina y la veo vulnerable.



A Julia
De Aristaco Dávila


Julia…
Un beso tuyo en mi frente me hubiese enseñado tantas cosas.
Hubiese entendido porque el sol me quema los años recorridos,
Porque el alba estrellada se enreda en mis labios
Y hubieses descubierto ante mis ojos
El lugar donde se esconde el alma de mis tantos ríos…
Sin ti…
Sin ti tengo una duda constante acalambrada en mi garganta
Sin ti cargo con la búsqueda de la libertad intransigente,
Con la búsqueda de tu voz,
De tus ensueños…
No se besar el cielo como tú aun lo haces…
Partiste hacia el nacimiento de las brisas que el horizonte esconde.
Julia,
Pecaste contra mí…
Me ocultaste tu llanto.
Sin ti puedo ver como la soledad y el desmayo riñe entre tus parpados.
Conservaste tu tristeza en cautiverio
Solo le dejaste ser
Entre los versos que mas destello derraman…
Pero aun así,
Nunca le cediste su albedrio natural y nunca,
Nunca fuiste capaz de sonreír como quisiste…
Por lo menos ante mi nunca lo hiciste…
Vi llorar tu conciencia sobre tus alas
Y fui situado en tu soledad oculta constantemente…
Escribiste de cuerpos de agua sin principios y eternos
Entre los cuales te desvestías de tu piel
Haciendo de sus corrientes fuego de hombres mudos
Que nunca faltaron a saciarse de tus musas
Y de la falta de falta de alcanzar sus orillas.
Julia mía, mía Julia…
¡Escúchame!
Todavía hoy veo tus golondrinas.
Puedo ver como estos paisajes te seducían cada día…
Por tus manos me llevo hacia tus encuentros con la que hoy
Es también mi tierra…
Por medio de tus palabras puedo sentir que alcanzo
La esencia de tus pies…
Puedo ver como navegaste desalentada por mares de promesas desvividas
Y era dormida que encontrabas redención.
Sé que buscaste en cada hombre imaginado
Remover el llanto de tus crepusculinos años…
Que Clara y su angustia te señalaban tus dos rostros
Cada vez que conversabas con sus páginas
Y cada vez que lo hacías,
Intentaste desprenderte de ti misma.
Pero para cada uno de tus intentos,
Fuiste solo una copa de buen vino
Derramada en el suelo.
No supiste escoger llorar…
Julia,
Por ti es que no se llorar.
Arrancaste la vida de tu pecho y no quisiste verme…
Observa la nostalgia que fundiste sobre mí el día en que nací,
Contempla calladamente la mirada menoscabada y triste que me acompaña perpetua como vicio inmutable,
Mira como la llevo con vehemencia en el rostro que mi padre me talló.
Duerme conmigo sobre esta sábana escarnecedora
Aunque sea solo una noche,
Para que presencies los sueños que me atormentan en tu ausencia.
Quiero que veas cómo me muerden en las mañanas
Todo porque rechazaste hija nena,
Que la vejez te alcanzase
Y descansase eternamente en tus recuerdos.
Ahora Julia de Burgos,
Te lloro con llanto de joven y te grito en pedazos con la garganta de un viejo que la muerte ve venir.
Porque tu musa me entiende,
Pero no tu alma.
Porque quiero decirte que te anhelo con ansias de niño quebrantado
Y no sé cómo decirle a mi corazón que ya no estás.
No sé cómo decirle que un sepulcro te consuela,
Que ahora el abrazo de una tierra disipada te da calor y no tu pueblo,
Aquellos que ruegan serlo…
Si tan solo hubieses hecho proverbio los secretos de tus versos,
El amor de cada letra derramada por tu boca
Y la enardecida devoción que sentías hacia tu odisea…
Tal vez hoy,
Mi vida fuese distinta.
Tal vez amada Julia,
Demandaría que mi vida cayese junto a la tuya sin dudarlo
Y el perfil de tus poemas seria mi bálsamo día tras día.
Pero puede ser
Julia mía y amada Jula,
Que “camine largas noches sobre un dolor estéril,
Abandonado y frágil,
Por todas las orillas,
Ahuecando las horas con mis pasos turbados
Que llevaban mi impulso de caída en caída.”
“y no pude encontrarte por los hondos abismos de errores
Y de herencias que tuvieron mi vida”
Y ahora busco calor en lo apacible que he soñando sean tus brazos.
Imaginando que hablo contigo,
Buscando consolar mi vida
A riendas de tu eterno llanto.


Julia intocable, Julia vulnerable
De Viento Serena


Maldigo la hora en que conocí tu historia
Desde ese momento has sido una estigma en la leyenda mía
Una premisa acusatoria
Que aun cuando no recorrí contigo las calles ni el tranvía
A través de las amarillentas páginas
Fuiste mucho más que matriz
Fuiste compañía

Podría escribir versos rosados en tu nombre
Mas prefiero escribir para ti una elegía
Pues muchos son los versos que por ti siento
Entre admiración pluscuamperfecta
Y la osadía de sentir
Vergüenza y triste pena
Por lo que fuiste
Por lo que fui
Por lo que sufrimos aparte en el tiempo

Vengo ante ti sin velos sobre mi cuerpo
Con el derecho que me otorgan los errores cometidos
El dolor y los olvidos
Para poder hablar frente a tu espejo
Observando mi esencia refractada
En los pedazos del espejismo de tu sufrimiento
Partiendo de la premisa que fuimos ambas Magdalenas
Por decisión o por sino
Recorrimos en sendas distantes
La misma estéril y solariega vereda

Pude haberte escrito otros versos
Donde las margaritas y libélulas
Adornaran tu espeso cabello
Donde ofrendara perlas a tus piernas
Y calzara tus arcos con lágrimas violetas
Mas el grito de desilusión que me sale del pecho
Se arraiga a mis venas
Envenenando con amor mi esencia
Haciéndome tragar de tu sepulcro la tierra
Y la nostalgia malsana de la piel de tu quimera

Quisiera entenderte
Mas en este instante no logro comprender tus entuertos
¿Cómo es posible que pudieses entregar tus deseos en los papeles del despreciado despecho
Enfrascando tu mirada altiva en el naufragio de una costumbre maldita y cautiva?

Te cantaste libre de prejuicio
En los cauces del río del hastío
Dijiste ser Julia frente a Julia
Desnuda de elitismo y clasista utopía
Para luego terminar fría y seca
Muerta en agonía
Caminando en el destierro
Huyendo a la realidad de tus días

¿De qué me sirven tus líneas ahora?
¿Para qué seguir versando esta elegía?
¿Seré yo quien a la postre de la vida
Me vea atrapada en la verdad de estas rimas?
Se sincera conmigo de una vez y por todas
¿De qué te sirvió escribir tus proezas ajenas
Para luego morir atragantada con la hiel de tu hipocresía ciega?

¿Intocable?
Así te estuve viendo desde lo lejos
En esos de madera mis estantes
Por mucho tiempo estuve escondiendo este sentimiento
Tratando de ocultar el desierto que causabas con tus mentiras a mis huesos
Por temor a mancillarte frente a aquellos que una vez te lapidaron frente a la consigna
Con miedo a ofender la memoria de tu arte
El nuestro
Tan mío

Mas él
Ese al que haces sangrar sobre las aguas del papel
Ese que se derrama de nostalgias
Pues no le permitiste tatuar su amor en tus pies
Me mostró que puedo amarte
Admirarte como lo hago
Aunque conozca la vulnerabilidad
De la cruda verdad de tu ser
Me enseñó a coronarte poeta
Aunque quiera encadenar a la mujer
Mostrándome la ventana de tu espalda
Para que me percatara de lo que en tus baúles escondías
A la faz clara de la alborada

No, no, no
Para nada me arrepiento del amor que por ti siento
No estoy juzgando los temores que enterraste en tus senos
Sin embargo en aras de ese mismo amor
Quisiera que escucharas el eco de mis mutismos
Y te levantaras cual ráfaga de calandrias
A defender tu criticada postura
A escupir el rostro de la amargura
A luchar por el fruto corrompido de tus olvidos

¡Cómo te hago entender ahora
que no necesitabas sentir en tu vientre vida
Para ser la Patria fértil abonada por las manos de mi isla!
¡Cómo hacerte ver que la luz siempre brilla
Sea de noche, sea de día
Pues en algún lugar del mundo el sol alumbra las veredes fantasías!
¡Dime si es que te atreves tu,
Julia de mis amargas postrimerías,
Cómo he de hacerte aceptar que pudiste haber fraguado otro fin a tu fructífera y corta vida!

Es que quisiera meterme en tus pieles
Quisiera fundirme en tu apatía
Para transfundirte mis quereres
Despertándote del sueño que aniquiló tus poderosas brisas
A ti te pintaba el sol
Yo maquillo mis ventiscas
En ti no mandaba nadie
Mas yo tengo el poder sobre mis lloviznas
Mentiste Julia
Mentiste sobre las cenizas
Me mentiste a mi
Eso me desgarra las vísceras
Haces trizas la imagen que tenía
Veo la desnudez de tu equipaje
Descubrí la fragmentación de tu algarabía

A esos que te les enfrentaste como fiera pantera
Negando ser paria de sus pasiones inconstantes
Negando ser de ellos marioneta
Terminaron esculpiendo en la tea septuaginta de tu condena
La sentencia que te encadenó a la hoguera oscura y sempiterna

Hoy
Ya no me miro en tu espejo
Renuncio a sentir vergüenza por estos versos
No acostumbro retractar mis reales pensamientos
Llevo una lucha caballeresca contra las falsedades en los poemas
Y tú no has de ser punto y aparte
Te has convertido en una línea más en esta libreta
Y hoy contra tu falacia levanto mis versares

Frente a tu tumba
Desnuda se encuentra mi esencia
Sintiendo lástima de tu pesaroso andar
Admirando la agilidad de tu cantar
Haciendo honor a tus maquilladas letras
A tu fantástica vida de frágiles poemas
Mas de mujer a mujer te digo
Yo si entrego a mi hombre
Ese que pudo haber sido mas que tu hijo
Honestidad y realidad
Le entrego la verdad en mi poesía
No le escondo el futuro de mis caminos
Pues es el dueño eterno de mi vista
Defiendo con mis garras nuestra guarida
Soy capaz de matar por su cuerpo
De asesinar por mantener intacta
La dignidad de nuestra viña

No existe ente, ser o fantasma
No hay sociedad que ose hablar en contra de mi amnistía
Soy mujer, madre, hermana, hija
Soy amiga, patriota, poeta delirante
Tu moriste vestida de mentiras ancestrales
Moriste en vida antes
Vertiéndote vulnerable
Mas yo
Aun con vida
Escribiendo para ti esta elegía
Pues finalmente
Soy yo
La intocable


Viento Serena

(Lala©2011)

A la Madre de nuestras rimas... A ella, Julia de Burgos


Hay una mujer en nuestras vidas muy importante, una poeta que es la madre de nuestros versos. Fue ella la que en un tropiezo de nuestros tiempos, se confabuló con el sino y nos conjugó con la misma tinta, nos derramó en el mismo verso.



Esta mujer puertorriqueña, hija legítima de nuestra tierra, vivió bajo unas consignas avasalladoras, fue pionera en muchas guerras. Como poeta fue y es baluarte digno de seguir, estudiar y profundizar. No hay una como ella: Julia de Burgos.



Interesante es que nosotros, Aristarco y yo, la amemos como la amamos cuando le conocemos las nostalgias de sus despechos.



Aristarco la llora, le reclama y aclama, mientras que yo, no me veo refractada en su espejo, pero ambos amamos sus eternales versos, ambos rendimos honor al cuerpo que se desvaneció en el silencio.



Estos dos poemas que presentamos, fueron escritos a destiempos, pues mi amado tuvo el valor de escribirle a Julia mucho antes que yo, fue quien le gritó al viento el dolor de no haber podido besar sus pies y consolar sus desalientos. Yo, escondiéndome tras la cortina de la cobardía, viéndola intocable, nunca antes lo hice, mas hoy, rasgo la cortina y la veo vulnerable.



A Julia

De Aristaco Dávila



Julia…

Un beso tuyo en mi frente me hubiese enseñado tantas cosas.

Hubiese entendido porque el sol me quema los años recorridos,

Porque el alba estrellada se enreda en mis labios

Y hubieses descubierto ante mis ojos

El lugar donde se esconde el alma de mis tantos ríos…

Sin ti…

Sin ti tengo una duda constante acalambrada en mi garganta

Sin ti cargo con la búsqueda de la libertad intransigente,

Con la búsqueda de tu voz,

De tus ensueños…

No se besar el cielo como tú aun lo haces…

Partiste hacia el nacimiento de las brisas que el horizonte esconde.

Julia,

Pecaste contra mí…

Me ocultaste tu llanto.

Sin ti puedo ver como la soledad y el desmayo riñe entre tus parpados.

Conservaste tu tristeza en cautiverio

Solo le dejaste ser

Entre los versos que mas destello derraman…

Pero aun así,

Nunca le cediste su albedrio natural y nunca,

Nunca fuiste capaz de sonreír como quisiste…

Por lo menos ante mi nunca lo hiciste…

Vi llorar tu conciencia sobre tus alas

Y fui situado en tu soledad oculta constantemente…

Escribiste de cuerpos de agua sin principios y eternos

Entre los cuales te desvestías de tu piel

Haciendo de sus corrientes fuego de hombres mudos

Que nunca faltaron a saciarse de tus musas

Y de la falta de falta de alcanzar sus orillas.

Julia mía, mía Julia…

¡Escúchame!

Todavía hoy veo tus golondrinas.

Puedo ver como estos paisajes te seducían cada día…

Por tus manos me llevo hacia tus encuentros con la que hoy

Es también mi tierra…

Por medio de tus palabras puedo sentir que alcanzo

La esencia de tus pies…

Puedo ver como navegaste desalentada por mares de promesas desvividas

Y era dormida que encontrabas redención.

Sé que buscaste en cada hombre imaginado

Remover el llanto de tus crepusculinos años…

Que Clara y su angustia te señalaban tus dos rostros

Cada vez que conversabas con sus páginas

Y cada vez que lo hacías,

Intentaste desprenderte de ti misma.

Pero para cada uno de tus intentos,

Fuiste solo una copa de buen vino

Derramada en el suelo.

No supiste escoger llorar…

Julia,

Por ti es que no se llorar.

Arrancaste la vida de tu pecho y no quisiste verme…

Observa la nostalgia que fundiste sobre mí el día en que nací,

Contempla calladamente la mirada menoscabada y triste que me acompaña perpetua como vicio inmutable,

Mira como la llevo con vehemencia en el rostro que mi padre me talló.

Duerme conmigo sobre esta sábana escarnecedora

Aunque sea solo una noche,

Para que presencies los sueños que me atormentan en tu ausencia.

Quiero que veas cómo me muerden en las mañanas

Todo porque rechazaste hija nena,

Que la vejez te alcanzase

Y descansase eternamente en tus recuerdos.

Ahora Julia de Burgos,

Te lloro con llanto de joven y te grito en pedazos con la garganta de un viejo que la muerte ve venir.

Porque tu musa me entiende,

Pero no tu alma.

Porque quiero decirte que te anhelo con ansias de niño quebrantado

Y no sé cómo decirle a mi corazón que ya no estás.

No sé cómo decirle que un sepulcro te consuela,

Que ahora el abrazo de una tierra disipada te da calor y no tu pueblo,

Aquellos que ruegan serlo…

Si tan solo hubieses hecho proverbio los secretos de tus versos,

El amor de cada letra derramada por tu boca

Y la enardecida devoción que sentías hacia tu odisea…

Tal vez hoy,

Mi vida fuese distinta.

Tal vez amada Julia,

Demandaría que mi vida cayese junto a la tuya sin dudarlo

Y el perfil de tus poemas seria mi bálsamo día tras día.

Pero puede ser

Julia mía y amada Jula,

Que “camine largas noches sobre un dolor estéril,

Abandonado y frágil,

Por todas las orillas,

Ahuecando las horas con mis pasos turbados

Que llevaban mi impulso de caída en caída.”

“y no pude encontrarte por los hondos abismos de errores

Y de herencias que tuvieron mi vida”

Y ahora busco calor en lo apacible que he soñando sean tus brazos.

Imaginando que hablo contigo,

Buscando consolar mi vida

A riendas de tu eterno llanto.

Julia intocable, Julia vulnerable

De Viento Serena



Maldigo la hora en que conocí tu historia

Desde ese momento has sido una estigma en la leyenda mía

Una premisa acusatoria

Que aun cuando no recorrí contigo las calles ni el tranvía

A través de las amarillentas páginas

Fuiste mucho más que matriz

Fuiste compañía



Podría escribir versos rosados en tu nombre

Mas prefiero escribir para ti una elegía

Pues muchos son los versos que por ti siento

Entre admiración pluscuamperfecta

Y la osadía de sentir

Vergüenza y triste pena

Por lo que fuiste

Por lo que fui

Por lo que sufrimos aparte en el tiempo



Vengo ante ti sin velos sobre mi cuerpo

Con el derecho que me otorgan los errores cometidos

El dolor y los olvidos

Para poder hablar frente a tu espejo

Observando mi esencia refractada

En los pedazos del espejismo de tu sufrimiento

Partiendo de la premisa que fuimos ambas Magdalenas

Por decisión o por sino

Recorrimos en sendas distantes

La misma estéril y solariega vereda



Pude haberte escrito otros versos

Donde las margaritas y libélulas

Adornaran tu espeso cabello

Donde ofrendara perlas a tus piernas

Y calzara tus arcos con lágrimas violetas

Mas el grito de desilusión que me sale del pecho

Se arraiga a mis venas

Envenenando con amor mi esencia

Haciéndome tragar de tu sepulcro la tierra

Y la nostalgia malsana de la piel de tu quimera



Quisiera entenderte

Mas en este instante no logro comprender tus entuertos

¿Cómo es posible que pudieses entregar tus deseos en los papeles del despreciado despecho

Enfrascando tu mirada altiva en el naufragio de una costumbre maldita y cautiva?



Te cantaste libre de prejuicio

En los cauces del río del hastío

Dijiste ser Julia frente a Julia

Desnuda de elitismo y clasista utopía

Para luego terminar fría y seca

Muerta en agonía

Caminando en el destierro

Huyendo a la realidad de tus días



¿De qué me sirven tus líneas ahora?

¿Para qué seguir versando esta elegía?

¿Seré yo quien a la postre de la vida

Me vea atrapada en la verdad de estas rimas?

Se sincera conmigo de una vez y por todas

¿De qué te sirvió escribir tus proezas ajenas

Para luego morir atragantada con la hiel de tu hipocresía ciega?



¿Intocable?

Así te estuve viendo desde lo lejos

En esos de madera mis estantes

Por mucho tiempo estuve escondiendo este sentimiento

Tratando de ocultar el desierto que causabas con tus mentiras a mis huesos

Por temor a mancillarte frente a aquellos que una vez te lapidaron frente a la consigna

Con miedo a ofender la memoria de tu arte

El nuestro

Tan mío



Mas él

Ese al que haces sangrar sobre las aguas del papel

Ese que se derrama de nostalgias

Pues no le permitiste tatuar su amor en tus pies

Me mostró que puedo amarte

Admirarte como lo hago

Aunque conozca la vulnerabilidad

De la cruda verdad de tu ser

Me enseñó a coronarte poeta

Aunque quiera encadenar a la mujer

Mostrándome la ventana de tu espalda

Para que me percatara de lo que en tus baúles escondías

A la faz clara de la alborada



No, no, no

Para nada me arrepiento del amor que por ti siento

No estoy juzgando los temores que enterraste en tus senos

Sin embargo en aras de ese mismo amor

Quisiera que escucharas el eco de mis mutismos

Y te levantaras cual ráfaga de calandrias

A defender tu criticada postura

A escupir el rostro de la amargura

A luchar por el fruto corrompido de tus olvidos



¡Cómo te hago entender ahora

que no necesitabas sentir en tu vientre vida

Para ser la Patria fértil abonada por las manos de mi isla!

¡Cómo hacerte ver que la luz siempre brilla

Sea de noche, sea de día

Pues en algún lugar del mundo el sol alumbra las veredes fantasías!

¡Dime si es que te atreves tu,

Julia de mis amargas postrimerías,

Cómo he de hacerte aceptar que pudiste haber fraguado otro fin a tu fructífera y corta vida!



Es que quisiera meterme en tus pieles

Quisiera fundirme en tu apatía

Para transfundirte mis quereres

Despertándote del sueño que aniquiló tus poderosas brisas

A ti te pintaba el sol

Yo maquillo mis ventiscas

En ti no mandaba nadie

Mas yo tengo el poder sobre mis lloviznas

Mentiste Julia

Mentiste sobre las cenizas

Me mentiste a mi

Eso me desgarra las vísceras

Haces trizas la imagen que tenía

Veo la desnudez de tu equipaje

Descubrí la fragmentación de tu algarabía



A esos que te les enfrentaste como fiera pantera

Negando ser paria de sus pasiones inconstantes

Negando ser de ellos marioneta

Terminaron esculpiendo en la tea septuaginta de tu condena

La sentencia que te encadenó a la hoguera oscura y sempiterna



Hoy

Ya no me miro en tu espejo

Renuncio a sentir vergüenza por estos versos

No acostumbro retractar mis reales pensamientos

Llevo una lucha caballeresca contra las falsedades en los poemas

Y tú no has de ser punto y aparte

Te has convertido en una línea más en esta libreta

Y hoy contra tu falacia levanto mis versares



Frente a tu tumba

Desnuda se encuentra mi esencia

Sintiendo lástima de tu pesaroso andar

Admirando la agilidad de tu cantar

Haciendo honor a tus maquilladas letras

A tu fantástica vida de frágiles poemas

Mas de mujer a mujer te digo

Yo si entrego a mi hombre

Ese que pudo haber sido mas que tu hijo

Honestidad y realidad

Le entrego la verdad en mi poesía

No le escondo el futuro de mis caminos

Pues es el dueño eterno de mi vista

Defiendo con mis garras nuestra guarida

Soy capaz de matar por su cuerpo

De asesinar por mantener intacta

La dignidad de nuestra viña



No existe ente, ser o fantasma

No hay sociedad que ose hablar en contra de mi amnistía

Soy mujer, madre, hermana, hija

Soy amiga, patriota, poeta delirante

Tu moriste vestida de mentiras ancestrales

Moriste en vida antes

Vertiéndote vulnerable

Mas yo

Aun con vida

Escribiendo para ti esta elegía

Pues finalmente

Soy yo

La intocable





Viento Serena

(Lala©2011)

miércoles, 9 de febrero de 2011

Divagando sobre una sombra


Agónica Nostalgia


Enamorada de la brisa
Sale Nostalgia de su morada
Camina descalza sobre la grama
Totalmente ilusionada
Llevando en sus manos una flor
Y en su pecho una calandria
Desnuda sin falsa vergüenza
O turbio pudor
No le importa usurpen sus añoranzas

Las gaviotas anidan en sus trenzas
El sol abraza su pureza
Nieve escarlata asperja su fragancia
Mientras libélulas azules jugaretean
Alrededor de su cuerpo de quimera

Frágil es su matriz
Espejismo de su certeza
Trasparente como su mirar
Es más que simple materia
Es algoritmo sobrenatural
Cálida hoguera para su tierra

Su centro palpita plateados ensueños
Anhelos entibiados
Por el abrazo del sereno
Sueños compartidos
Con el universo de versos
Deseos escondidos
En el baúl de su silencio

Sentada sobre la espuma rosada en su penumbra
Divaga sobre la sombra de una vertiente aromática
Separa los pétalos de la flor alimentando su gorrión
Cantando junto al corifeo ciego
Las melodías que sobre su cuerpo
Un día en el tiempo escribieron

Sigue Nostalgia de la brisa enamorada
Se adentra en su morada
El frío acorrala su nívea amalgama
Ha dejado sus frescas huellas sobre la grama
La ilusión le dibuja un árbol sobre su alma
Cubre su desnudez no por vergüenza
Lo hace pues quiere visitar las estrellas
Para compartir con el sereno sus sueños
Antes que las añoranzas
Le usurpen el sol de su misterio



Viento Serena
(Lala©2011)

A mi no me canten odas


Sin métrica, sin rima


No tengo que definirme
En términos de tiempo o destiempo
Ni mucho menos despilfarrarme
Sobre las matrices de mis versos
Tampoco necesito separar mis pieles
Para desnudar mi poesía en el viento
Menos aun rendir con sabia hipocresía
A algún utópico mártir desechada pleitesía

De envergadura es lo que ocurre en los lares de este averno
Falsas verdades enmascaradas con palabras biseladas
Costumbres rastreras son las que destilan de las grises páginas
Cúmulo de orgullos enfrían este infierno taciturno

Desvirtuado hemos de las rimas los objetivos de los concertos
Dando apariencia de prismas a los fantasmas del destierro
Altares hemos forjado a los dioses inconversos
Alimentando el bestialismo de los egos con las nostalgias de nuestros versos

¿Qué es poesía?
¿Que es la vida?
Definamos las mismas
A merced de la verdad fantástica
De la ironía sin tranvía

Vestimos la desnudez del cuerpo
Por falso pudor insincero
Por temor al que dirá el mudo universo
Flagelando las tiernas miradas de las calandrias
Con espejismos agonizantes del oscuro hueco del invierno

Siento tristeza de la tragedia que envuelven los poetastros del momento
Pues andan en busca de gloria y vanagloria
Haciendo alardes escondidos
Tras sus adverbios maestros y siniestros
Se nos olvida los motivos sinceros de escribir nuestras quiméricas rimas
Crear belleza sobre la espuma de la nada
Realzando las musas desnudas
Las cuestiones francas de la vida

A mi no me canten odas
No me levanten coplas
Ni me pinten versos en los dedos
Olvídense de mi vista
Escribo pues es la esencia de mis días
Sólo seré lo que seré hasta ahora
Una simple rapsoda inconclusa
Escondida entre sus sonetos, décimas y cuartillas
Pues prefiero extraviarme entre las olas
A ser difuminada tras el orgullo del decreto
O impregnada entre las paredes sucias
De la cárcel agónica del egótico ego



Viento Serena
(Lala©2011)

lunes, 7 de febrero de 2011

Bebe - Sinsentido

Despierto, durmiendo en su pecho


El sol me abrazó


Mi cuerpo
Envuelto en los mantos de desnudez
Responde a los dedos del sereno
Cuando estos febrilmente
Atrapan mis gemidos en su viento
Regodea su pasión
Entra las piernas de mi quimera
Haciendo estallar su verbo como turbión
Encendiendo sin piedad mi frontera

Implacable y delirante
Raudo e impactante
Lentamente deja su huella en mis rosales
Mordiendo mis espinas
Como quien alimenta sus bondades

Inquieta mis tormentos
Fecundando mis delirios por su cuerpo
Repercutiendo en el tiempo de mis versos
Aplacando la lujuria de mis conventos
Conoce cada palmo
De la piel de mis silencios

Ya dormida
Luego del placer de haber sido consumida
Me dejo en sus brazos perecer
Ocultando mi rostro iluminado
En el vientre de su anochecer

Duermo
Sueño
Vivo en mis sueños
Despierto
Durmiendo en su pecho

La atrevida caricia del sol
Entibia las membranas de mis quereres
A través de la seda de sus manos
Me asperja con la fragancia de sus placeres
Es sentir que me quema sin doler
Es sentir que me gusta sobre su pecho adolecer
Pues no duele que me toque
Ni tortura el que me provoque
Pues no me duele su roce en mi desnudez
Ni me violenta que usurpe mi amanecer

El sol
Sus manos
Sus brazos
Un abrazo del sol
De mi sol
Un abrazo
Despertando en mi
El deseo del ocaso
Pues quiero volver a vivir
Para volver a morir
Fragmentada a su costado

Hoy al alba
El sol me abrazó
Y mi cuerpo en sus rayos
De placer suspiró
Sucumbió

Viento Serena

(Lala©2011)

Saudade y Nostalgia


Sin ellas no

No puedo desprenderme de tus dedos
No quiero congelar los silencios que dentro de mi hueco llevo
Tampoco quiero naufragar la sed de revolcarme en tu océano muerto
Ni despedirme del placer que siento
Al escribirte unos versos sin misterio

Muchos sueñan con arrancarte de sus pieles ya no tersas
Otros se te esconden en los vacíos que les condenan
Hay unos que se encadenan a las hiedras en las arenas
Para evitar que a tu paso les mires a la cara y sucumban a tus caderas

Sienten temor de sentirte cerca
Se niegan el deseo de hacerte trenzas en tus canas de niebla
No se imaginan aun cuando saben con certeza
Que mientras mas te huyen
Mas cerca tienen la sombra de tu ofrenda

Mas yo
No te temo ya
Contigo juego a las espadas
A las muñecas muertas juego bajo tu escalera
Contigo bebo ron de la misma caña
También champán francés
hasta amanecer embriagadas y alborotadas
Visto el mismo color de tus entrañas
Arropando mi pudor
Con las telarañas plateadas de tu casa
Miro mi rostro en el espejismo de tu espejo
Percantándome que no hay refracto en él
Pues ambas ya hicimos pacto con la tierra

Como del mismo plato que te envenena
Escribo sin pensar ni dudar sobre ti
En las líneas de mi vieja libreta
Arrastrando mis pies al caminar
Levantando el polvo que asperja tu conciencia
Desnudando tu mórbida materia en mi versar
Mientras me declaro paria de tu realeza

No me importa tu implacable deambular
Cuando andas vestida de quimera
Aun cuando de tu pecho salgan fantasmas
Y al mirar las gaviotas las conviertas en piedra
No siento miedo al tocar tu presencia
Pues al rimar tu esencia moribunda
Mis letras nacen vírgenes en la tristeza

Y cuando te decides ninfa
Enredada en los mantos azules que desquician
Contigo suelo cabalgar sobre el crepúsculo
Juntas hemos danzado sobre las olas del mágico olvido
Siendo tu la musa de la agónica alegría
Y yo la poeta altruista que se desvive
Por conjugar tu sonrisa en mis mustias rimas

Es de noche ya
Mis manos no tienen prisa
Saudade se desviste en su etérea bondad
Nostalgia se cubre con las penas que nos conquistan
Sea la una
La otra sea
Son dos
Siendo una misma
De nosotros los poetas
Son las amigas eternas
Nuestras eternas enemigas
Mas sin ellas
Nuestra poesía carecería de visión
Serían poemas sin vida


Viento Serena
(Lala©2011)

Observo tus mutismos en el viento


Mientras duermes


Yo besare cada palmo
Sobre la piel de tu espalda
Acariciare tus ojos con mi desnudez
Entonare los cantos de nuestras nostalgias acompañadas
Acompañaré tu soledad con mi fragancia
Mientras duermes...

Mientras duermes,
yo escribo y velo tus sueños
Tu bañaste mi piel y alimentaste mis anhelos
Ahora
Descansa vida mía
Mientras escribo esta rima
Te observo soñar
Tranquilizas mi ventisca

Transcurre el tiempo en mis momentos
Nominales sentimientos que me capturan los silencios
Recibiendo tus suspiros en los latidos de mis sentidos
Adormeces a mi siniestra
Con tu diestra enlazada a mi pierna
Respirando de mi piel la esencia
Desvistiendo mi alma
Envolviéndola con tu niebla

Mientras duermes
Refugiaré tus coplas en mis senos
Tus labios en el cielo de mi aposento
Tus manos en las paredes de mi estruendo
Y tu verbo adverbiado en mi cuerpo
Lo apacentaré febrilmente
En el pecho de mi recuerdo


Viento Serena
(Lala©2011

jueves, 3 de febrero de 2011

Hombre... Iza las velas de tu barca


Izando las velas


Hombre...
Que te enamoras finalmente de la mujer deseada
Levanta la mirada ilusionada
Despierta del silencio muerto
El que mantenía tu alma erosionada
Royendo las paredes de tu pecho

Ha llegado el momento en tu destierro
De levantar las velas blancas de tu barca
Iniciando el curso hacia el muelle de la esperanza
Es en aquellas arenas cálidas y blandas
Que esa morena te espera
Con sus trenzas bordadas en perlas
Y su alma
Trenzada a la tuya
No importando la distancia

Es esa Mujer
La que ha aprendido a desear al hombre
Que en sus misterios secretos ama
Decidida a su cuerpo entregar
Pues ya ha entregado la esencia de su constancia
Derrama pétalos en su palpitar
Inundando de inciensos
Su nocturna mirada

Ábrete paso en ese tu mar cielo
Desnuda tu desnudez en aras del desenfreno
Se partícipe raudo de tu futuro
Presente incierto de tus tormentos
Forja en tus nubes tus sueños
Haz de tu realidad
La matriz de tu ensueño

No permitas que te roben tu versar
No dejes que el invernal averno
Usurpe la hoguera de tu pecho
Traza el mapa sobre la piel de la tierra de tu amada
Las caricias de esa libertad
En sus caderas atesorada
Conquista sus fronteras anheladas
Dibujando en el hueco de su vientre
La esperanza tierna y sabia
De nuestra Patria bella y liberada


Viento Serena

(Lala©2011)

miércoles, 2 de febrero de 2011

Y ella, errabunda se sostenia de la mano de su nostalgia


Errabunda

Solariega alma que estrena una mirada
Deseosa por anidar en las huellas de la tristeza erosionada
Transeúnte por las nubes de una sala desamparada
Arrastrando en su piel el vicio
Por amar a quien no supo amarla
Por amar a quien le robó el juicio

Cabizbaja va la estela de la mujer que no encontró su frontera
Febrilmente su alma siente y presiente una angustia agobiante
Angustia que le desgarra la garganta con sus dientes
Enmudeciendo las voces que en sus poemas esconde

Alma distraída por las suaves brisas de la muerte envilecida
Trozos de un esfuerzo estéril por ser amada en pluscuamperfectos
Fragilidad en sus caderas que se quedaron desiertas, vacías, huecas
No puede ni un suspiro delirar pues las perlas se le congelaron al llorar

Yerma amarga
Desolada quimera
La desesperanza se viste con su melena
Mientas que la mórbida turbidez de su fragancia
Asperja los vientos de su condena
Senilidad en sus huesos de cristal empaña
La realidad de sus vientres al caminar
Por las calles de la soledad que le acompaña

Errante va por las calles de la senectud
Cantando coplas enlutadas
Versando rimas sin luz
Extraviándose en los teoremas de las nostalgias
Desnudando del centro de su pecho
Para dejar salir las libélulas verdes
Esas que aun viven en sus adentros

Hoy la vi pasar frente a mi ventana
Envuelta en mantos sin color
Descalza de esperanzas
Tenía la matriz entristecida
Caminaba directo al puerto del destierro
Del que una vez alguien le prometió hasta el cielo
Marchándose y dejándole la verdad del averno

Salí a su encuentro
Dispuesta a caminar junto a ella
A consolar la impávida locura de su tristeza
Más cuando logré alcanzarla
Frente a la vieja oscuridad de la escalera
Al mirarme en el espejismo de su moribunda mirada
Pude darme cuenta de que era yo quien agonizaba
Y ella
Errabunda se sostenía de la mano de su nostalgia


Viento Serena
(Lala©2010)

Diyite

¿Dignidad?

¡Ay pobrecita qué sucia y ajada estás!
Cuantas manos en tu nombre se desquitan
Deshojando el honor y la bondad
De las frágiles e inocentes margaritas
En aras de una verdad sincera, honesta
Genuina
Que realmente es una sombra de una mentira elitista

No me voy a cansar de denunciar
Las viles realidades que circundan las mentes putrefactas escondidas
Esas que son como lobos con pieles de ovejas ofendidas
Que andan en busca de una popularidad A base de leyendas y poesías plagadas de hipocresía

Visten sus cuerpos moribundos
Con versos de medievo taciturno
Robando vilmente los colores que emergen
De matrices en otras vertientes mortales
Necesitan inflar su ego con ajenas nostalgias
Cantándose de víctimas del sereno
Cuando veredemente son los bufones de los comejenes
Quienes en un tropiezo imperfecto
Se quisieron alimentar de la cellisca y sus vientos

Pintan espejismos cuadrados y enumerados
Adverbios protocolarios
Sujetos estereotipados
Vahos de morfina nauseabunda
Que se nutren de una idea vagabunda
Burlan la identidad de la inocencia
Tratando de ultrajar
De las vírgenes y Magdalenas
La decencia de sus esencias

Vituperan las nodrizas con su inconsciente inconsciencia
Despedazan sus vestidos con sus resbalosos dedos
Adheridos a las redes de la niebla
Quieren llenar un hueco absurdo en su mísero pecho
Con los besos de la vulnerabilidad
Con el cuerpo del despecho

Don ruines seudo escapistas
Que a las letras azuladas manchan
Con sus rimas de tiranía egoísta
No veo el día ni la hora
Que un turbión golpee su escafandra
Dejando expuestos de una vez y por siempre
Las verdades de tsu estiercolera
E indeseable fragancia

Mientras
Estaré presente siempre
Dando voces de alerta
Levantando luces en presente
No seré cómplice de sus deslealtades
No le haré coro a sus maldades
Blandiré con fuerza mi pluma
No dejaré que en nombre de la dignidad
Sigan usurpando las mentes
Flagelando con sus mentiras e inmundicia
Daré voces de alerta
Al universo de los poetas
Hasta que salgan de sus cavernas
Los dignos farsantes
Con sus indignas carabelas



Viento Serena

(Lala©2011)

En la silla del silencio desnuda espero


En silencio

Es ese turbio sentimiento
Que cuando llega rompe el nudo del pecho
Sortilegio de deseos sin freno
Que rastrea las paredes de mis senos
Maldita sea la vereda desierta
No es necesario este desasosiego
Es como sentir que pierdo el sentido de mi sexo

Desnudez sedienta de pasiones y entrega
Cuerpo vestido de piel tersa
Cubierto con el rocío de la primavera
Suspirando por destilar gemidos
Por socavar la caverna del centro de mi hiedra
Permitiendo que tus dientes
Marquen surcos en mi tibieza

Así me siento en la silla de la espera
Arropada con las mantas de mi nostalgia
Frente a la ventana de la quimera
Anhelante mis piernas
Con la humedad sueñan
Flagelan sus pesares
Con el látigo que las desenfrena

Mis caderas se encarcelan
Condenadas por agobiarse
Por codiciar sin preocuparse
Los delirios de la soledad de tu carne

Y en silencio
En la silla de la espera
Desnuda sentada pienso
Que estas sábanas blancas cubren
El pecado de mi lujurioso sexo
Cuando realmente exijo al dios del averno
Que te devuelva a mi estera
Mientras frente a la ventana de mi quimera
Espero porque decidas de una vez
A estrangular sin piedad
El núcleo que me envenena
El que en silencio
De placeres me exacerba


Viento Serena

(Lala©2011)

viernes, 28 de enero de 2011

Perla siempre llega


Preámbulo

Hoy ando con los aretes de plata puestos
Los ojos maquillá'os de oscuro negro
Como el sereno invierno
Los rizos los traigo descompuestos
Las castañuelas azuzan el fuego de mi cuerpo

Esta noche
Es noche de ronda
Noche de agua ardiente, hoguera y coplas
Bailaré descalza alrededor y sobre las mesas
Llevaré mi puñal de perlas amarra'o en la cadera derecha

No le temo a nada
A nadie
Por amor soy capaz
De abrir un surco en la piel de mis piedades
Pa' sangrar las nostalgias
Pa' olvidar los recuerdos de los muertos
Y comenzar a alzar vuelo
Como las gaviotas en su intento


Viento Serena

(Lala©2011)

A mis mariposas y libelulas




Volando vuelo

Despegando el vuelo
Dejando que los versos
Me desnuden el pecho
Suspirando en el agua de su mirada
Absorbiendo la fragancia de mi Patria
Despegando el vuelo
Me permito regodearme en la espuma
Retrasando los anhelos por la luna
Libélulas y mariposas
Frente al horizonte
Las espero

Las espero con el vientre abierto
Fértil de versos y verbos
Metáforas, símiles y arpegios
Con el anhelo libidinoso
De que me fecunden sus dedos
Siendo la materia de la tierra
Que llora por el deseo de ser por las rimas posesa

Llego a ustedes con mis alas abiertas
Adornando los espacios violetas
Con los azules y plateados de mis besos
Con los rojos que visten las pasiones de mi fuego
Inundando las nubes que se pierden en mi invierno

Sin embargo
Mientras despego en vuelo
Acaricio la matriz de mi sonrisa
Dejando que la luz del cielo
Mi fragancia demude en ventisca
Dilatando los latidos del sereno
Alimentando la sed por las letras con conciencia
Letras que demarcan las líneas de la mirada de mi Tierra

Vuelo
que detener no quiero
Vuelo
que resucita mi empeño
Vuelo
en el que me perderé
Con mis mariposas y libélulas
A tiempo y destiempo



Viento Serena

(Lala©2011

Eres tu quien mis ventos encanta


Borealis

Escondida bajo el manto rosado de tus lágrimas
Esas que dan vida al rocío que asperja mi mañana
Mis letras se deleitan en escribirte este poema
Eres musa más que bella
Eres oda entre odas
Eres mujer eterna

Das vida a la llegada del Sol
Tras esconderte entre las aguas de la tierra
Eres quien abres paso entre las nubes
Al gran astro entre los astros
Eres materia de rimas perpetuas

Nocturna hermana de la Luna
Versas tus odas enredada en las trenzas de las estrellas
Acompañas mis nostalgias en las noches de penumbra plena
Calentando mis quimeras
Sabiendo de mí hasta los misterios de la niebla

Etimología de dioses
Amiga de la verdad y la certeza
Consigues con sudor lo que te propones
Eres el aire de la amistad verdadera
Amas sin cuestionamientos en altavoces
Eres luz que adorna el espacio de honores
Fragancia de gardenias y jazmines
Hace de ti una musa aun mas tierna

Impaciente y apacible
Cual huellas en la tibia arena
Marcas con tus manos el destino del presente
Surcando con tus labios la piel de tu futuro perenne
Eres fértil jardín para quien ame la vertiente que posees
Te entregas a las raíces de tu existir
Siendo mas que madre
Fuente de bendición para los hijos de tu vientre

El alba anuncias con tu voz coloratura
Usurpando la risa de la brisa
Regalando placeres en tus rimad
Orquídeas engalanan los rizos de tu alma
Ríos aplacan tu sed por las metáforas
Aurora de mis albas

Eres tu quien a mis vientos nocturnos
Con tu esencia encantas


Viento Serena

(Lala©2011)

Joaquin Sabina - Una Canción Para La Magdalena [En Directo - DVD Nos Sob...

Apologia de las Magdalenas


Las Magdalenas

Injusticias nos rodean
Sombras traidoras que tratan de esconder nuestras letras
Son los buitres que quieren alimentarse de nuestras venas

Mascarás malditas,
Se debilitan ante las rameras de nuestra soledad,
Se flagelan en la música de nuestros versos,
Arropándose en el arlequín de la moral


Beben del cáliz de la lujuria ajena
Atragantándose como salvajes de los sueños inmortales
Ocultando tras un velo sagrario de sortilegios
Las raíces mortecinas de sus deseos malditos
Aun más que carnales que nuestros panales


Sueños sedientos de intensidad,
Corazones llenos de venas de éter sin sangre,
Nostalgias sin sazón, sin temor,
Orquídeas sin matiz, la luz de sol se oscurece
Ante el polen de los pétalos marchitos de su Ser

Fantasmas tras las huellas de nuestra esfera
Titubean frente a la fuerza con la golpean nuestras cadenas
Quieren desnudar nuestro cuerpo sin haber conquistado el pecho
Cantándose como señores y dueños
De nuestras razones y tierras
Y cuando levantamos nuestro rostro sincero
Aun con pasados al descubierto
Nos juzgan ante el Parnaso
Nos apedrean cual bendita Magdalena


Envueltos en corazas, carentes de valor,
Seres infértiles des alquimia de amor y pasión,
Maniquíes de ornato, del pasillo de la desolación.
Musas sin nacer germinando su desaparición.
Nieblas sin ocaso, Noches sin Estrellas...


Pobres tuertos que no miran sino al oscuro agujero
Temerosos de ser descubiertos
Haciendo públicos sus pensamientos de estiércol
Sus reales propósitos con nuestro cuerpo
Hoy
Estas dos poetizas de la Madre Tierra
Han cantado su apología
Han versado las hieles que amargaban sus letras
Y antes ustedes los dioses en juzgado
Nos declaramos culpables de ser mujeres plenas
Honestas, veredes y sin fronteras
Lapiden nuestra vertiente
Quémennos en la cruenta hoguera
Antes que prohibirnos derramarnos en nuestros poemas



Grito de libertad por:

Viento Serena

Y

Abigahil Ángeles Silva


Viento Serena
(Lala©2011)

martes, 25 de enero de 2011

Y emerge Paura

Paura

¿Qué poeta en algún tropiezo
No ha sentido terror en el pecho
Al pensar que las letras
Se le acaben y no pueda cantar sus odas etéreas?

¿Cuál de nosotros
Seamos sinceros en este momento
No ha tenido lucha campal
Con su musa de los versos?

¿Quién no ha susurrado su terror al silencio
Creyendo que los verbos le huyeron de los dedos
Y que las murciélagos anidaron en el hueco de sus misterios?

Me he despertado de la pesadilla de mis temores perfectos
Trazando mapas en las paredes de mi desconsuelo
Turbión de dudas a favor de los silentes versos
Esos que encadenan mi lira a la matriz de sus anhelos

No sé qué haría con mi vida
Si en un alba despertara muda de poesía
Con el alma desquiciada
Sin bemoles en mi ventisca
Creo que mi materia se desintegraría
Trastocaría mi abismo en muda llovizna

Solo de imaginarme la estampa siento que muero
Mi matriz palidece y mis manos sufren desconsuelo
Mi vieja libreta grita a llanto vivo por sus deseos
Mientras desde una esquina de mi guarida
La musa que me desquicia se mofa de mis temores
Me hipnotiza con su cruenta y gélida risa

Sin embargo
Aun con mi terror al miedo que acuno en mi hueco
Las palabras tímidamente
Van emergiendo de mi laguna histriónica
Acumulando sentires convexos
Conjugando las pasiones que sean
Con los alquimios adverbios a destiempo
Es como si el sarcasmo de la musa del destierro
Fertilizara mi mirada
Llenando mi alcoba de pétalos siniestros

Es cierto que en momentos me confundo en el miedo a perder mis sienes
Realmente hay minutos que dejo me acorrale el sentir inclemente
No puedo evitar que me desgarre el penar por mis versos maleables
Pues soy como todos los poetas de las lluvias y el viento
Paria de las musa de las quimeras
Esclava de la nostalgia sin frontera


Viento Serena

(Lala©2011)

Antes de que ralle la luz de mi alma


Dubbia

Tras ese velo de oscuridad
Con el que escondes tu distorsionado cuerpo
Hay un viento de frialdad
Con el cual acaricias mi pelo
Eres esa falsa nostalgia
La que desempolva los fantasmas de mi arena
Levantando disimiles sentimientos
Creando castillos de agua sobre las almendras

Ruin ramera que hace de mis vísceras su conciencia
Despedazando palmo a palmo
La impavidez que mi alma invoca
Inyectando en mis venas morfina
Que pesadillas provoca

Emerges de la escoria movediza
Donde habitas rodeada de crueles espejismos
Los cuales para tus desdenes y martirios utilizas
Hipnotizando mis delirios al destino
Sembrando tus verdes garras en mis tobillos

Calculas sin el minutero el tiempo
Escribiendo sobre los segundos
Las mentiras a destiempos
Arraigando en el hueco mustio de mis silencios
Desacierto incierto, debilidad y desconcierto
Jugando con mis pensamientos
Dejándolos vagar desnudos y vulnerables
Por el zaguán del melancólico universo

¿Ay meretriz desertora de mis quimeras
Hasta donde piensas llegar navegando tras mi huella?
Sucumbo ante la idea trampera
De verme reflejada en el abismo de tu inconsciencia
Divulgada cual crónica insensata
Creyendo las farsas rimas de tu dialéctica
Mientras vendes tu cuerpo al mundo muerto
Dando visos de insana y nauseabunda demencia

Faraona de las dudas y los misterios
Levantas tus comarcas sobre las ruinas de los secretos
Preparas tus carnadas con las carnes del desvelo
Amurallas las miradas con las torres del desenfreno

Paria del Parnaso en zozobra
Pacto has hecho con el averno indeseado
Sangrando tus hieles sobre la sangre de mis sienes
Cautivando mis quereres a las fatuas manos de tus placeres

En esta noche de gélida angustia
Pesarosa canta mi alma
Mi mirada llueve perlas rotas
Mas juro por las letras de mi nostalgia
Que te desterraré de mi vientre
Antes de que ralle la luz de mi alba


Viento Serena

(Lala©2011)

lunes, 24 de enero de 2011

Me han usurpado el dolor


Usurpación


Llevo en mi dolor
un fantasmal desasosiego
Camino errabunda por las solariegas calles del destierro
Abro en el suelo
un surco con las uñas raídas de mi sereno
Desmantelando las cicatrices
que me abundan en las matrices
Mientras las calandrias
anidan en la vértice de mi planicie

Me han usurpado el estado íntimo de mi cuerpo
Han robado los sentimientos más duros y convexos
Desplegando sobre el muro verde de mis senos
Las palabras más indelebles
que pueden tatuar sobre algún hueco
Eternizando la inocencia que había perdido en la inclemencia
A través de unas caricias cataratadas
por la piel que me es quimera

No encuentro una partida que me lleve a entender mi frecuencia
No estoy atribuida a ser tratada como corona, dueña y reina
Más bien
estaba adherida al dolor que hipnotizaba mi vida
A los golpes que me partían en trozos la esencia de mis cuitas

Trato de comprender el por qué de la antagónica brisa
Esa que me arropa en sus dedos
y me canta suspendida
Cuando enfrento con temor la realidad en la que me observo
Tiernamente me aprisiona
y me esconde paciente en su pecho

Raza aguerrida
en la Plaza plateada de mi vorágine
Estupor seco
en las vertientes del manantial que me complace
Río taciturno
que desnuda las pieles de mi cuerpo oscuro
Centro de verbo convexo
que me conjuga el pasado con mi presente imperfecto
Somatizando mis penurias
con sus begonias
Aclimatando mis turbiones
con la sed que inspira el sol de sus amores

Usurpado me ha el dolor
que tras mi cuerpo abate
Haciéndose participe del despertar de mi pasión
Esa que con sus redes me atrapa
entre las paredes de sus temporales
Sellando en el mármol del silencio
la iguala que me refracta como la matriz de su invierno
Y yo seguiré musitando mis mustios versos
hasta que el averno gris le usurpe al sereno
el dolor que a él me usurpó
Envenenado así final y estoicamente
la raíz de su inmundo cielo


Viento Serena
(Lala©2011)

Soy una privilegiada madre taina que quiere hacer un cambio en su patria


Madre Taina

Con una taza de café recién colao', estaba ojeando las páginas del único periódico que se publicó hoy. Entre noticias viejas y mal olientes, anuncios, clasificados, esquelas, sociales y uno que otro artículo que valía la pena, encontré uno que me movió la vena. "El privilegio de dar a luz al pueblo taíno". Ensayo escrito por el compatriota Osvaldo García Goyco, para las páginas de El Nuevo Día. Si alguno de ustedes gusta de leerlo, no se detengan sé muy bien que sus palabras quedarán perennes en su memoria.

No es mi interés hacer una reseña del mismo, tampoco quiero analizarlo, pues es bien sencillo y explícito. Pero antes de dar lo que mi alma necesita cantar me es necesario que les hable un poco sobre él, ayudando así a aquellos que no lo van a leer.

En este maravilloso y corto ensayo histórico, Osvaldo magistralmente muestra la identidad de lo que representaba la imagen materna para nuestro indio taíno. Todos sabemos, espero yo como puertorriqueña que tú lo sepas, que venimos de una cultural totalmente matriarcal. Si no lo sabías hasta ahora, toma nota de esto, porque así podrás comprender mejor porque tu madre es tan recia, sobre protectora y asertiva.

García Goyco hace referencia de las Cartas Indigenistas escritas por Fray Bartolomé de las Casas (1495-1498) y Pedro Mártir (1525). Ambos, en sus escritos coincidían con la imagen más hermosa que hasta hoy había leído acerca de una madre, nuestra madre taína.

Como antes mencioné, nuestra cultura fue y sigue siendo matriarcal. Antes, la figura de la mujer era respetada a lo sumo, se le trataba con dignidad. Había muchas taínas que sobresalían, como es de esperarse. ¿Cuántos conocemos la historia de Anacaona? Esos son otros veinte pesos. Otro día les prometo hablarles acerca de esta hidalga mujer y cacica taína.

Vamos a ver que escribieron, percibieron estos dos "cristianizantes y/o colonizadores, (yo de mi parte les llamo asesinos de mi raza), acerca de la imagen de la madre taína.

Primero, se dieron cuenta que para en arahuaco (taínos), la madre era cinco entidades diferentes en una. ¡Poderosa verdad! En una sola mujer la fuerza vital de cinco fuerzas universales diferentes, la Diosa Madre.

La primera, en el idioma arahuaco es Atabeira. Etimología de Atabeira: "ataba", madre; "beira"', manantial. Madre de los manantiales, la madre de todo lo que tiene vida, de los orígenes de lo creado. Dadora de vida, de ella nace todo lo que nos rodea.

La Caguana, mi predilecta. En mi casa podrán encontrar varias de ellas, es una fascinación que no les puedo explicar. Esta representa la abuela ancestral. Su imagen es la combinación de dos animales, un anfibio la rana y un reptil, la tortuga. Ambos ovíparos, se reproducen por huevos, por grandes cantidades de huevos. Ambos animales son muy fértiles, muy fecundos. Esta es la madre que representa la fertilidad, La Caguana es la madre fecunda.

Guacaparita, es otra de las entidades que reconocieron y Goyco presenta. (Quiero volver a estipular que mi intención no es reseñar ni analizar, pero es necesario que tengas la información completa para cuando yo comience a cantar.) Veamos la raíz de este nombre, esta hace que se me ericen los vellos. "Guacarra" significa cueva y "apito" principio y fin. Por ende el significado es Cueva del Principio y el Fin. En otras palabras y cito textualmente a García Goyco:"... la vagina cósmica de la madre tierra, que da origen a los seres de la creación y recibe en su seno a sis difuntos." Conocemos de nuestra historia, que nuestros indios tenían por costumbre enterrar a sus muertos en posición fetal, para que Guacaparita los acogiera de nuevo en su seno. Una boricua bragá nunca deja desamparados a sus hijos, aún en la muerte con ellos están. Este punto lo explico más adelante.

En este punto, encontramos a dos madres trabajando en conjunto. Guayina, quien se llevó a todas las taínas a la Isla de Amazonas, gobernada por Martitinó. Los taínos quedaron sin sus mujeres y su mundo se le hizo agua y sal.

Los niños lloraban sin cesar, tanto lloraron porque nadie los acurrucaba, que se convirtieron en ranas y coquíes. Este suceso en nuestra mitología taína, es el que le da inicio a la primavera de nuestra patria. ¡No son fantásticas y hermosas nuestras raíces! Nuestra mitología no tiene nada que envidiarle a las otras.

Redondeando con De las Casas, Mártir y García Goyco, los hombres desesperados sin sus mujeres, encontraron cuatro animales sin sexo que se deslizaban entre las ramas. Con la ayuda de los caracoles, (Esto es una revelación extraordinaria, ya que tenemos pensado que esto de los caracoles nos llega desde África, pero no ya los taínos los usaban en sus ceremonia místicas.) capturaron estos animales creando nuevas taínas aún más poderosas y aguerridas que las primeras.

La historia es más larga, intensa, preciosa, por lo que te invito a que la busques y te informes acerca de tus raíces. Buscando tus raíces encontrarás tu identidad.

Ahora va mi canción a la madre taína.

La mujer, la madre taína, hoy día sigue siendo la misma. Es esa madre creadora de vida, es manantial que refresca su hogar y que mantiene la mecha encendida. Es el origen de todo en su casa. Sin ella nada existiría. Es esa roca fuerte que sostiene las paredes de su bohío.

Mujer fértil y fecunda, no solamente en el ámbito natural del parir. Es fértil en ideas, fecunda en sabiduría. De la nada saca un todo para poder mantener en pie a su familia. Esa es la Caguana, esa es la que está en mi viva. Cuantas madres solteras y no solteras han tenido que usar sus habilidades, inteligencia, sabiduría para poder producir en pro de su familia? Somos quienes defendemos con uñas y dientes lo que nos pertenece y llevamos el sustento para mantenerlos con vida.

"La vagina cósmica", me fascina esta metáfora, pero más me enciende las venas lo que significa. Nosotras vamos más allá de la vida por nuestros hijos. Somos capaces de dar nuestra sangre por mantenerlos vivos. Es así que los acogemos más allá de la muerte, cuando estamos dispuestas a sacrificarlo todo por ellos. Nosotras nunca los desamparamos, no importa qué ni dónde ellos estén parados. Ellos siempre irán por encima de nuestros sueños, somos capaces de renunciar a estos, los sueños, por un momento, para que nuestros hijos puedan realizar los de ellos. Eso mismo hacemos por nuestros hombres, sin quejarnos por un momento.

Esto está perfecto! Aquí es que me desbordo como mujer boricua, como taína. Que importante somos no sólo para nuestros hijos, sino también para nuestros hombres. "Ayuda idónea he creado para ti." Ellos no pueden subsistir sin nuestra presencia, sin embargo, a través de la historia, hemos demostrado que tenemos madera para realizarnos como mujer en cualquier ámbito, sin necesidad de ellos, en nuestra soledad. No los estoy menospreciando no, pero esto es parte de nuestra idiosincrasia, de nuestra historia como patria.

En una cultura matriarcal, la madre es la que cría, enseña, cuida, guía, crea, sustenta. La india taína era la que trabajaba la tierra, quien cosechaba, la que cocinaba, la que cazaba, la que pescaba, se hacía cargo de los hijos y además en momentos de guerra, acompañaba sin temor a su hombre con el arco, la flecha y la macana. Mientras, el indio taíno, se quedaba en batey "legislando" o se acostaba en la jamaca a pasar "los sueños que los dioses le regalaban a través de la cohoba". Cualquier parecido a nuestra realidad actual es puramente una coincidencia.

Voy a sacarles el guante de la cara a mis amados hombres. Madres, nosotras somos responsables de crear en nuestros varones y hembras una raza nueva taína, sin olvidar por supuesto nuestras bellas raíces. Hombres que se responsabilicen de sus roles y respeten nuestra posición como mujeres creadoras y forjadoras de patria. Dejemos de estar creando y criando machos, vamos a enseñarlos a ser hombres de verdad. Vamos a seguir fomentando que nuestras hijas sean líderes, pero que a la vez sepan apoyar y valorar a sus hombres. Que al momento de callar, escuchar y actuar, sepan respetar la posición del hombre en el hogar.

Te preguntarás: De donde sale un hombre de verdad? Respira profundo, párate frente al espejo. Ves esa figura frágil, estilizada, bella y única, ahí se esconde lo que se supone que sea la imagen de un verdadero hombre. No me malinterpretes, no chilles sin antes terminar de escuchar mi canción. Somos mujeres, muy mujeres, pero adentro, por introyección, porque corre en nuestro ADN, tenemos los cojones de un hombre.

Seguimos siendo sin duda alguna, la mujer, la madre taína.



Viento Serena
(Lala©2011)

domingo, 23 de enero de 2011

Mozart's Requiem Mass in D Minor I - Introitus and Kyrie

Errabunda y marchita por las calles de mi presencia


Señora de mi ausencia


Señora que estas pérdida en mi ausencia
Deambulando moribunda por las calles de mi presencia
Deshojando margaritas marchitas
Desdibujando la sal de mi esencia
Quiero sentarme a tu lado
Debemos conversar sobre los fríos inviernos
Que le restan de mi ocaso

Hace mucho que das vueltas alrededor de mi carreta
Metiendo tu mano inquieta en las gavetas de conciencia
Tratando de robar mis suspiros y adueñarte de mis latidos
Has querido dejarme sin respiros en mis pulmones
Has atentado contra la materia de mis sigilos

Nunca antes te había escrito así
Tan de frente
Sin miedo al filo de tu cuchillo
Creo que ya te me has hecho tan consciente
Que no le temo a la nave de tu abismo

Muchos te han versado en sus vientres
Otros han compuesto arpegios a tu hastío
Y en esta noche de lluvia persistente
Me desnudo ante ti
Me enfrento a la frialdad de tu delirio

Jugué muchas veces a querer poseerte
Mientras tú me diste la espalda
Ignorando la ignorancia de mis pieles
Dejaste que mi corazón siguiera su curso
Evitando mirar mi mirada con tu alma
Esa alma que no tiene alma
Pues no contiene llama en el alba

Señora de la fría calandria
Usted más que mi compañera
Es la estampa de mi quimera
Esta relación que me sabe a piedra
Malsana, refractada y agobiada
Nos llevará hasta que por mi venga
Espalda contra espalda
Atadas por la misma fragancia

Mientras tanto
Sigo mi curso en la sombra de su sombra
Y usted se mantendrá perdida en mi ausencia
Errabunda y marchita por las calles de mi presencia
Deshojando las margaritas muertas
Que me mantienen que me mantienen con vida
Dibujando con tierra y arena movediza
La esencia de mi nostalgia
Contando los segundos en mis vientos
Que le quedan a mi ocaso en el invierno

Viento Serena
(Lala©2010)

Porque nunca se hace esperar, Nostalgia


Nostalgia serena


Aquí estoy, Nostalgia
Nostalgia plena
Amantando mis dolores
Esos que me condenan
Escondiéndome sin causa
De esta bendita pena

Me encuentro aquí
Sufriendo penas
Mirando por la ventana
Buscando quien me haga una trenza
Queriendo tocar el vacío
Y borrar esta quimera

Aquí estoy
Mujer serena
Combatiendo con mi angustia
Este sentimiento me envenena
Arrancándome la piel
Después de una noche en vela

Esto aquí
Nostalgia siniestra
Recorriendo callejones oscuros
Llevando la luna a cuestas
Paseándome entre nubes de espuma
Recogiendo azules estrellas

Si, aquí estoy...
Dispuesta a ser descubierta
Nostalgia, nostalgia plena

Viento Serena

(Lala©2011)

Y tu duermes tranquilo, ajeno, silente


Sobre Pegaso y tu, silente


Detenida en el tiempo
Cavilando en mi pecho nuevas razones
Motivos primicios para deslizarme en tu abismo
Buscando una muerte que reviva mi cuerpo
Una agonía que aprisione mi pecho
Mientras tanto
Enredo mis nocturnales rizos
En las manos de mi nostálgico sueño
Me suspendo en la esfera de su fuego
Acariciando la fragancia húmeda sobre mi piel
Esa que detuvo el minutero
Cuando comencé a sentir placer

En este momento frío de la mañana
Con el universo nuestro gravitando con Morfeo
Distorsiono la cavidad de mi centro
Dilatando los gemidos de mi estruendo
Y a la distancia de nuestras mantas
Te diviso dormido
Observo con lujuria
El silencio de tu verbo

Me gusta verte dormir
Cuando despierto con deseos de sexo
Pues me remonto en el Pegaso del recuerdo
Traspasando las murallas del averno
Cuando adolescente te soñaba inclemente
Sin haber conocido tus dedos

Noches, ocasos y albas
Me enfrascaba en la guerra del despecho
Cuando por tus manos me acariciaba
Temblando a granel
Como si hubieses sido tu
Quien me flagelara la piel

Muchos tropiezos han dejado huellas en mis secretos
Llegando a mis valles tu
Llenando mi oscuro vacío
Y mi libidinoso aposento
Reconociste lo desconocido
Conocido
Sabiéndote desde siempre
El comarca de mi navío
Te desplazaste tierna y poderosamente
En las tierras del destierro mío

Hoy
Teniéndote adormecido en mi vientre
Vuelvo a enfrascarme ávida
En esa lucha cruenta e insistente
Pues me gusta verte dormir
Mientras regreso sobre Pegaso
A mi pasado adolescente
Sintiendo con mis manos tus caricias
Y tu duermes tranquilo
Ajeno
Silente

Viento Serena

(Lala©2011)